La pandemia del coronavirus, y especialmente la primera ola y el trimestre casi completo de confinamiento domiciliario, disparó por pura necesidad las cifras del comercio electrónicoincluso en sectores donde apenas se había introducido, como el de los productos frescos, y aceleró la implantación de ecommerce. La progresión geométrica del canal digital no se frenó con la desescalada del verano de 2020: las restricciones de aforo y horarios y el temor a las aglomeraciones prolongaron la espiral ascendente del comercio electrónico durante todo el ejercicio.

Pero con el fin de las restricciones, el avance de la vacunación y la vuelta a una cierta normalidad, el comportamiento del comercio online también ha descontado el impacto de la pandemia. La facturación del canal digital de los comercios sigue creciendo, como ya lo hacía antes de la irrupción del covid, pero en líneas generales ha vuelto a hacerlo a su ritmo natural. Así lo constata el panel elaborado por la consultora alicantina 3dids.com, formado por 55 tiendas online de distintos sectores y de toda España gestionadas por la firma de Andrés de España.

Leer noticia completa: Alicante Plaza