Las tiendas de hoy en día están diseñadas para aprovechar lo mejor del mundo físico y el digital

Seguro que conserva una camisa que no consigue combinar con otras prendas de su armario pero está en buen estado, es probable que necesite un par de zapatos para asistir a un evento y tal vez ha leído un reportaje sobre el impacto de la industria textil en el medio ambiente y las alternativas de moda sostenibles. Existen respuestas individualizadas para cada una de estas inquietudes de un consumidor medio. El valor diferencial lo aporta la suma de la digitalización, la experiencia física y las tendencias, que permite hacer un traje a medida a un sector retail cada vez más digitalizado y más atento a las últimas demandas de sus clientes.

Tras el estallido de las ventas por internet en pandemia, la normalidad trajo consigo un regreso a los comercios tradicionales de los consumidores que, conociendo las ventajas de la tienda física y tras haber descubierto las posibilidades de la tienda digital, han decidido quedarse con lo mejor de los dos mundos.

Surge así la propuesta de tienda «phygital» que, más que un espacio, es una nueva forma de interacción de los clientes con sus cadenas de moda o supermercados favoritos a través de una tecnología capaz de adaptarse a las nuevas experiencias de compra, donde entran en juego factores como la comodidad, la seguridad o la sostenibilidad.

Sigue leyendo en La Razón.